006. 3 razones por las cuales debes tener siempre a la mano tu tarjeta de presentación

Por aquí te dejo la pregunta de los 64,000 chavitos..., actualmente, ¿cuentas con tarjetas de presentación impresas? No se tú, pero en mi caso, las mías estaban llenas de polvo, ya que gracias a la pandemia obviamente muchos eventos de networking fueron cancelados. Pero para colmo, y de paso, las mías a pesar de ser hermosas y de súper alta calidad, ya estaban más que obsoletas porque hasta había cambiado mi número de teléfono durante ese periodo de tiempo. Una locura.

 

Puedes escuchar el episodio presionado "Play" o directamente en Apple PodcastSpotify o Google Podcast.

 

Ahora que todo está "regresando a la normalidad", o al menos eso creemos, las actividades de networking empresariales también están regresando. Pero te pregunto, ¿consideras que las tarjetas de presentación impresas aún se utilizan? ¿O es algo que ya pasó de moda y no es importante?

 

Sea una o la otra, te cuento que todo lo que aprenderás hoy en este artículo es parte de mi Academia de Branding online dónde a través de cursos en línea y contenido de muchísimo valor, te enseño la ruta correcta para brillar con tu marca, posicionarte como experto y atraer a más clientes. Te invito a que la visites hoy entrando a www.academiadebranding.net

 

Por definición, una tarjeta de presentación es un pedazo de papel cartón, en la mayoría de los casos, que contiene el nombre, el cargo y la información de contacto de una persona o negocio, con el fin de que la persona que la reciba, tenga acceso a este contenido para futuras referencias.

 

Pero, ¿consideras que aún estas se utilizan? Básicamente el rol de la tarjeta de presentación es mostrar a futuros posibles clientes los datos más importantes de una persona o empresa, en su tamaño pocket para que así la puedan conservar. Inclusive hay momentos en que esta tarjeta es la encargada de dar la primera impresión a estos futuros clientes. Poniéndolo desde ese punto de vista, aquí te cuento mi más reciente experiencia.

 

Básicamente, como te conté al inicio, mis tarjetas de presentación estaban por completo obsoletas. Resulta que se me presentó la oportunidad de asistir a un taller empresarial acá en Kissimmee hace unos meses atrás y llegué al taller presencial sin tarjetas de presentación... ¡Error! Lo primero que dijo el presentador fue: "Al final de la actividad pueden intercambiar tarjetas de presentación y hacer networking". Jeje, y yo acá con cara de trágame tierra, ¿cómo es posible que una diseñadora gráfica ande sin tarjetas de presentación? Pues, sí, esa era yo.

 

En ese momento me dije: "Amanda, mejor hecho que perfecto". Y, durante el taller, en mi libretita de sticky notes, escribí 17 veces mi nombre, mi número de teléfono nuevo, mi email, website y a qué me dedicaba. Al final, le di un papelito a cada uno de los participantes... Sentí muchísima vergüenza, te lo juro, pero al final de cuentas fui realmente práctica, asertiva y no dejé que el, no tener tarjetas de presentación, fuera un impedimento para compartir mi información con futuros posibles clientes. ¿No? De hecho, de ese taller obtuve dos nuevos clientes. Así que, al final, considero que no estuvo del todo mal mi estrategia. ;-)

 

Tan pronto salí del taller, diseñé las tarjetas de presentación nuevas, pero, cometí el grave error de no mandarlas a imprimir de inmediato. Pasaron los días, las semanas y los meses y se me olvidó por completo imprimirlas.

 

Entonces, llegó otra oportunidad de asistir a un seminario presencial y, ¿adivina qué? ¡Me acordé de que no había mandado a imprimir las famosas tarjetas! ¡Dios querida! Así que tuve que mandarlas a imprimir rush en una imprenta (la cual no mencionaré el nombre porque mi experiencia no fue muy grata que digamos).

 

Esta imprenta ofrecía, por un módico precio, el servicio de entrega el mismo día... ¡Otro grave error! Por no haberlas mandado a imprimir con tiempo, tuve que escoger ese servicio que no daba otra opción que imprimir por un solo lado y con un pésimo material. Y, para colmo, el encargado imprimió las tarjetas con todo y bleed, lo cual hizo que el texto, logo y fotografía se vieran mucho más pequeños de lo que debería ser. Oseaaaaa, ¡un desastre! Ya te podrás imaginar que no me gustaron ni por casualidad. Pero... al menos tenía tarjetas.

 

Aquí evidencia de mis como evolucionaron mis tarjetas de presentación ;-) 

 

Para hacerte el cuento largo, más corto, llegué al evento, y, como era de esperarse, al final se hizo una pequeña actividad de networking donde todos los participantes intercambiamos tarjetas de presentación. Tengo para decirte que igual sentí vergüenza repartiendo estas tarjetas, por tan mala calidad, pero fue menos vergüenza que la vez que repartí papelitos, escritos a mano. ¡Ay padre amado!

 

Finalmente, después de esta desagradable 2da experiencia, decidí finalmente imprimir de manera profesional mis tarjetas, como las que tenía mucho antes de la pandemia. Para esta encomienda decidí utilizar la imprenta que ofrece la aplicación Canva, con el fin de probar su servicio, su calidad, comparar sus precios y utilizarlo como ejemplo para mi curso en línea www.CanvaParaTuMarca.com.  

 

Puedo decirte, luego de haber ordenado y recibido las tarjetas de presentación, que la calidad es simplemente I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E. Empezando desde el servicio, el precio, la presentación una vez llegaron, los regalos / bonos que recibí y la rapidez con la que básicamente me llegaron, a pesar de ser free shipping, de mi parte les doy A+.

Aquí te dejo el vídeo de mi Canal de YouTube de la Academia de Branding, donde hago del unboxing de cuando me llegaron las tarjetas de presentación ordenadas en Canva y un tutorial de como tú mismo puedes crear las tuyas.

 

 

Tengo para confesarte, que ahora, al tener estas maravillosas tarjetas de presentación impresas, todo es diferente. Cuando entrego una tarjeta de presentación, definitivamente que causo una excelente 1ra impresión a nivel de que siempre tienen algo que decir de ellas y me preguntan desde quien me las diseño, ajá, helloooooo, ¡yo!, hasta dónde las imprimí y cómo pueden tener ellos mismos unas así... jeje, y ya sabes cual es mi respuesta, ¿no?: "Claro que sí, con mucho gusto te diseño y te mando a imprimir las tuyas, dame tu información de contacto, que yo me encargo del resto"... Y así de sencillo, un nuevo cliente en mi amada lista.

 

Luego de haberte contado esta anécdota, deseo compartir contigo 3 razones por las cuales debes tener siempre a la mano tu tarjeta de presentación:

  • Razón #1: Tu tarjeta de presentación, dará una buena o mala impresión de ti y tu empresa, la tengas o no, lo quieras o no.
  • Razón #2: Son un elemento clave en cualquier evento presencial, por lo que ni se te ocurra aparecer en un evento (o en cualquier lado del planeta) sin tus tarjetas de presentación.
  • Razón #3: Es una pieza clave que te permitirá demostrar a la persona que la reciba quién eres y cómo puedes apoyarlo con tus productos y/o servicios.

 

Finalmente, quiero darte dos consejos adicionales:

  • Consejo #1: No satures tu tarjeta de presentación con información NO relevante. Recuerda, menos es más.
  • Y, consejo #2: No olvides colocar tu logo, posición e información de contacto, junto a los colores, tipografía y elementos visuales representativos de tu marca. No te dejes llevar por lo que esté de moda, sé siempre fiel a tu marca, ella te lo agradecerá.

 

Entonces, ¿te animas a diseñar e imprimir las tuyas? Te invito a que visites mi Academia de Branding online donde te enseño paso a paso cómo crear una marca única, junto a una plataforma digital integrada que te permitirá tener todos los elementos visuales de tu marca, además de tu website, tu blog, tu email marketing, tu podcast, cursos en línea, tus programas de mentoría y coaching y hasta tu propio embudo de ventas para obtener más clientes… todo en un mismo lugar. ¿Qué te parece?

 

Para ver más información de los cursos disponibles ve directamente a www.academiadebranding.net

 

Por favor comparte este artículo con familiares, amigos y colegas que tú sabes le podrán sacar el máximo provecho. Además, conecta conmigo haciendo un screenshot de este artículo y taggeándome en IG como @amanda.jusino.

 

Finalmente te invito a que no te pierdas ni un solo artículo de este blog Branding para Emprendedores, donde comparto contigo información de mucho valor para ti y tu marca.